El dinero se viene empleando en las operaciones comerciales de casi todas las sociedades desde hace muchos siglos. Y se ha transformado a medida que nuestra historia también iba avanzando. Del mismo modo, la tecnología ha transformado nuestra sociedad y nuestra manera de entender el dinero, y las monedas digitales son la mejor prueba de esto. Queremos repasar contigo su origen, desarrollo y su presencia en la actualidad.

Dónde empieza el dinero digital

La gran expansión de Internet se dio en los años 90. Es lo que se conoce como la burbuja punto com. No solo proliferaron las empresas, sino también los recursos online, como por ejemplo el dinero digital. Ahí es en donde encontramos los primeros espacios que permitían un intercambio económico con entidades de un valor fijo. Y, lo más interesante, es que tenían ya una correlación con valores del mundo real. E-gold fue una de las primeras, y su patrón era el del oro.

Sin embargo, en su mayoría fueron quebrando y desapareciendo, por diferentes motivos. O bien la gente no las empleaba o bien, sencillamente, se desplomaban. Otras, como el Liberty Reserve, fueron prohibidas por el gobierno norteamericano al considerarse una manera de blanquear dinero, ya que estos intercambios no sufrían las mismas restricciones legales.

El bitcoin

En el año 2009 surge la criptomoneda más famosa: el bitcoin. Probablemente veas cómo se introduce de lleno en nuestras vidas y en muchos sitios ya se puede pagar con él. La principal diferencia y el progreso que presenta es que trata de justificar sus pagos a través de entidades con reputación y fiabilidad, como por ejemplo las bancarias. De manera que no sea ilegal y genere confianza.

En conclusión, las monedas digitales se han ido desarrollando desde la década de los 90, apareciendo como un sistema paralelo al dinero real. El bitcoin es la más conocida de las que puedes encontrar.